Saltar al contenido principal

Modo de acción del control de plagas: descripción general

Tema: Fundamentos del biocontrol

Tema: Manejo integrado de plagas

Tema: Agentes de biocontrol

Descripción
Modo de acción 
Comprensión del control de malezas y plagas 
Bioplaguicidas 
Pesticidas químicos 
Desafíos y limitaciones de diferentes enfoques 
Resumen

Las malas hierbas, los microbios, los insectos y otras plagas animales causan daños importantes a la agricultura mundial. Sólo en Estados Unidos, los datos sugieren que las plagas causan daños por valor de miles de millones de dólares anualmente. Afortunadamente, existen muchos métodos de control para hacer frente a estas plagas, incluidos los químicos y enfoques biológicos. Ambos enfoques tienen modos de acción muy variados y adaptados al tipo de plaga a la que se dirige. Tener múltiples modos es ventajoso porque significa que se pueden atacar más plagas y hace que las estrategias combinadas sean más viables y, además, permite desacelerar la resistencia a las plagas.

En este artículo, exploramos diferentes métodos de control de plagas, su modo de acción y los desafíos y limitaciones de los diferentes enfoques.

Modo de acción

En protección de cultivos, modo de acción es un término utilizado para describir cómo una sustancia o tratamiento provoca un cambio en una plaga o planta. Los herbicidas químicos tienen modos de acción que se refieren a las enzimas (proteínas específicas que son importantes para que viva la plaga) a las que se dirigen, mientras que los modos de acción de los biopesticidas incluyen la competencia y el hiperparasitismo, que exploramos en este artículo. 

Comprender el modo de acción de los diferentes métodos de control es importante porque permite seleccionar la solución óptima para una plaga específica. Además, cambiar entre modos de acción puede ayudar a evitar que las plagas desarrollen resistencia, lo que se ha convertido en un problema creciente en la agricultura. 

Comprender el control de malezas y plagas

Las plagas que atacan los cultivos vienen en una variedad de especies diferentes. Esta variedad hace que necesitemos soluciones para diferentes plagas. Las soluciones a las plagas incluyen soluciones biológicas como biopesticidas, productos pesticidas químicos, métodos preventivos o culturales. La elección del método depende de muchos factores, incluida la plaga a la que se dirige y consideraciones ambientales. Afortunadamente, en muchos casos, existen múltiples soluciones disponibles para una plaga determinada.

Bioplaguicidas

Los biopesticidas son microbios, sustancias naturales y semioquímicos provenientes de la naturaleza o de procesos naturales que se utilizan para controlar las plagas que atacan los cultivos. Los microbios incluyen bacterias, hongos y virus, aunque también se utilizan oomicetos y algas. Dentro de estos grupos existen muchas especies y cepas con actividades específicas contra diferentes plagas.

Las sustancias naturales suelen derivar de plantas, pero también de animales, hongos, otros microbios y minerales. Éstas incluyen aceite de neem que es eficaz contra una variedad de plagas como ácaros y moscas blancas. Otros productos naturales incluyen quitosano que se deriva de los caparazones de los crustáceos y es eficaz contra las enfermedades fúngicas, y aceite de naranja que se dirige tanto a hongos como a insectos.

Primer plano de imagen de Neem (Azadirachta indica) con fruta.
Hojas y frutos de neem. Crédito: CABI

A veces los biopesticidas se dividen en dos grupos según si atacan plagas o enfermedades. Los biopesticidas que atacan las enfermedades de las plantas se denominan antagonistas (p. ej. Bacillus subtilis), mientras que los que atacan a los insectos se denominan entomopatógenos (p. ej. Bacillus thuringiensis).

Una imagen de primer plano de Bacillus thuringiensis bajo un microscopio, que muestra pequeñas varillas de color púrpura que son las esporas.
Imagen microscópica de manchado, en forma de varilla. Bacillus thuringiensis esporas - Créditos: Ansel Oommen vía Bugwood.org

Los biopesticidas son diversos por naturaleza y poseen diferentes modos de acción.

Los biopesticidas entomopatógenos matan insectos, directa o indirectamente, al:

  • Producción de toxinas, en la que la sustancia mata directamente a la plaga e interfiere con actividades fisiológicas como la inhibición del crecimiento de la plaga y la prevención de la puesta de huevos.
  • Desecación, que es la desecación de la plaga.
  • Repelencia, que evita que las plagas se alimenten de la planta.
  • Los biopesticidas pueden ser consumidos por la plaga o acceder a ellos penetrando en el insecto.

Los biopesticidas antagonistas funcionan a través de varios modos de acción que incluyen:

  • Hiperparasitismo, donde el ingrediente activo del biopesticida consume la enfermedad de la planta (es decir, un parásito que se alimenta de un parásito)
  • Antagonismo directo y antibiosis, donde el ingrediente activo del biopesticida produce compuestos que matan la enfermedad.
  • Competencia, donde el ingrediente activo del biopesticida supera a la enfermedad por recursos y espacio.
  • Resistencia de las plantas, donde el ingrediente activo del biopesticida libera compuestos que activan la resistencia a la enfermedad.

Plaguicidas químicos

Los pesticidas son sustancias químicas no originadas en la naturaleza que se utilizan para controlar las plagas. Como tal, pesticida es un término amplio que se aplica a varios métodos de control de plagas. Se clasifican según las plagas que controlan y los tipos de pesticidas incluyen insecticidas, herbicidas, rodenticidas, virucidas y slimicidas (hongos y mohos).

Imagen paisajística de un agricultor rociando cultivos con pesticidas químicos
Rociar pesticidas en un campo. Crédito: Sundaram vía Pixahive.com

Los herbicidas químicos se utilizan para matar plantas y normalmente se utilizan para controlar las malas hierbas. Los herbicidas químicos pertenecen a diferentes familias químicas y pueden usarse para atacar malezas específicas o múltiples especies de plantas. El uso de herbicidas químicos plantea varias cuestiones de seguridad y eficacia debido al impacto que pueden tener en el medio ambiente y la salud humana. Los herbicidas químicos actúan mediante diferentes mecanismos, incluida la inhibición de la síntesis de aminoácidos, y suelen agruparse en familias químicas.

Desafíos y limitaciones de diferentes enfoques

Resistencia

Muchos productores llevan años utilizando pesticidas químicos con el mismo modo de acción. Esto es problemático porque las plagas pueden desarrollar resistencia contra un modo específico, lo que hace que el producto sea ineficaz. Por ejemplo, el escarabajo de la patata de Colorado, una plaga importante en EE.UU. y Canadá, desarrolló resistencia a los pesticidas químicos comunes con el tiempo. Es probable que una combinación de productos, que utilicen diferentes modos de acción, sea más eficaz que utilizar un solo tipo y también ofrezca una solución para combatir las plagas resistentes.

Una imagen de cerca de dos escarabajos adultos de la patata de Colorado en una hoja.
Escarabajo de la patata de Colorado (Leptinotarsa ​​decemlineata) Crédito: Howard F. Schwartz, Universidad Estatal de Colorado, a través de Bugwood.org

En CABI recomendamos métodos de control biológico por su eficacia, seguridad y sostenibilidad. Además, sugerimos rotar entre productos con diferentes modos de acción para ayudar a prevenir que las plagas y las malezas desarrollen resistencia. Si bien los biopesticidas tienen modos de acción más complejos que tienen menos probabilidades de desencadenar resistencia que los pesticidas químicos, vale la pena señalar que a veces puede ocurrir resistencia a los biopesticidas. Por ello, recomendamos rotar entre diferentes modos de acción, incluso con biopesticidas.

Efectos secundarios

Otro desafío al controlar las plagas en la agricultura son los efectos secundarios potencialmente negativos que los pesticidas químicos pueden tener en la agricultura. entorno y humana salud. Los pesticidas químicos son populares porque son relativamente baratos y fácilmente escalables. Sin embargo, pueden contaminar el agua, el aire y el suelo y provocar una pérdida significativa de biodiversidad. A esto se suman los graves efectos negativos sobre la salud humana.

Soluciones biológicas mitigar en gran medida estos efectos negativos proporcionando una alternativa más sostenible y saludable. Las regulaciones de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), una agencia gubernamental independiente para asuntos ambientales en los EE. UU., tienen como objetivo reducir el uso de productos químicos nocivos y al mismo tiempo promover el uso de métodos biológicos sostenibles. Además, el uso de productos biológicos para la protección de plantas puede permitir a los productores vender sus productos en más mercados y reducir la resistencia a los pesticidas.

Resumen

Hay muchas estrategias disponibles para controlar las plagas. Estos métodos funcionan a través de distintos modos de acción. Comprender el modo de acción de los diferentes métodos de control es importante para determinar cuál elegir, ya que diferentes plagas son susceptibles a diferentes modos. Los métodos de control biológico ofrecen ventajas en seguridad, eficacia y sostenibilidad sobre los métodos químicos, que dañan el medio ambiente y la salud humana. En última instancia, es importante considerar el modo de acción y cuál sería el más eficaz a la hora de decidir cómo abordar su problema de plagas.

Para más información sobre diferentes tipos de plagas y estrategias de control, puedes consultar el Recursos del Portal de BioProtección de CABI e base de datos de productos. Para ayudar a encontrar la mejor solución para su problema específico, visite nuestro página de productos.

Comparta esta página

Artículos relacionados

¿Es útil esta página?

Lamentamos que la página no cumpliera con sus
Expectativas. Por favor, háganos saber cómo
podemos mejorarlo.