Las plagas y el cambio climático: utilización de soluciones basadas en la naturaleza para evitar riesgos

Las plagas y el cambio climático: utilizar soluciones basadas en la naturaleza para disminuir los riesgos

Two farmers effected by climate change in a crop field

Pest solutions and climate change are hot topics that are closely interlinked. Climate change is creating extreme weather and shifts in seasons. It’s degrading the quality of the land and soil. This can make crops weaker but make pests stronger.

Climate change speeds up the way that plant pests move around the planet. A warm environment helps them to spread further. Increased humidity allows these pests to thrive in new locations. 

With a 2°C temperature increase, the number of insect pests may rise. Insects might have one to five additional life cycles per season 

The impact on agriculture 

In agriculture, we are now seeing alarming types of pest hazards. Fall armyworm (Spodoptera frugiperda) infestations that spread across entire continents. Locust swarms that are the size of Luxembourg. Pests like tomato leafminer (Tuta absoluta or Phthorimaea absoluta) that can destroy up to 90% or more of tomato crops. 

These increased pest hazards pose a huge threat to people working in agriculture and threaten farmer incomes and global food security. 

Chemical pest solutions and climate change 

To fight the pests, farmers, gardeners and growers often use synthetic pesticides. However, they are often bad for the environment and can kill beneficial insects, particularly bees. It also damages fragile ecosystems including soils and rivers. This can weaken plants’ natural resilience to climate change. 

Chemical pesticides also account for around 1-4% of greenhouse gas emissions. These emissions make climate change worse. They come from the production and transportation of chemical pesticides. Both of these use fossil fuels intensively. 

Furthermore, increased temperatures pose challenges to chemical products. It makes some pesticides less effective, such as Pyrethroids, which are chemicals that kill insects, including mosquitoes. 

Nature-based solutions and climate smart agriculture for pest control 

Many growers are now considering alternatives. These include natural pest solutions and climate smart agriculture. They want to stop plant pests as well as protect the environment. They see the benefit of choosing more eco-friendly solutions. 

Two specific approaches can improve agricultural systems. The first is Nature-Based Solutions. The second is Climate Smart Agriculture. 

These solutions enhance natural processes and ecosystem services. These services are the benefits to humans and wildlife provided by a healthy natural environment. 

Nature-based solutions are good for agriculture and the environment. They combat the effects of climate change. They involve working with nature to address challenges in society. They benefit human well-being and biodiversity. They protect, restore or manage natural ecosystems. 

Climate smart agriculture techniques support farmers to: 

  • make agricultural systems more sustainable 
  • reduce the impacts of climate change 
  • reduce the emissions that cause climate change 
  • prevent biodiversity loss and improve soil health 

Las soluciones a las plagas y el cambio climático son temas candentes que están estrechamente interrelacionados. El cambio climático está creando condiciones climáticas extremas y cambios en las estaciones. Está degradando la calidad del suelo. Esto puede debilitar los cultivos y fortalecer las plagas. 

El cambio climático acelera la forma en que las plagas de plantas se desplazan por el planeta. Un ambiente cálido les ayuda a expandirse aún más. El aumento de la humedad permite que estas plagas se reproduzcan en nuevos lugares. 

El aumento de la temperatura en 2°C, provoca el incremento en el número de insectos plaga. Así, los insectos pueden tener de uno a cinco ciclos de vida adicionales por temporada. 

El impacto en la agricultura 

En la agricultura, actualmente estamos viendo peligros alarmantes sobre algunas plagas. Las infestaciones de gusano cogollero (Spodoptera frugiperda) se están extendiendo por continentes enteros. También se observan enjambres de langostas del tamaño de Luxemburgo. Plagas como el minador del tomate (Tuta absoluta o Phthorimaea absoluta) que pueden destruir hasta el 90% o más de los cultivos de tomate. 

Estos grandes peligros de plagas representan una gran amenaza para las personas que trabajan en la agricultura y amenazan los ingresos de los agricultores y la seguridad alimentaria a nivel mundial. 

Soluciones químicas para plagas y el cambio climático 

Para el combate de plagas, los agricultores, jardineros y cultivadores suelen utilizar plaguicidas sintéticos. Sin embargo, a menudo estos son nocivos al medio ambiente y pueden eliminar a los insectos beneficiosos, en particular a las abejas. También causan daño a los ecosistemas frágiles, incluidos los suelos y los ríos. Estos pueden debilitar la resistencia natural de las plantas al cambio climático. 

Los plaguicidas químicos también son responsables del 1-4% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Estas emisiones empeoran el cambio climático. Proceden tanto de la producción y como del transporte de plaguicidas químicos. En ambos casos, estos utilizan los combustibles fósiles de manera intensa.  

Además, el aumento de las temperaturas implica una serie de desafíos para los productos químicos. Hace que algunos plaguicidas sean menos efectivos, tales como los Piretroides, que son sustancias químicas que matan insectos, incluidos los mosquitos. 

Soluciones basadas en la naturaleza y agricultura climáticamente inteligente para el control de plagas 

Muchos agricultores ahora están considerando otras alternativas. Estas incluyen tanto soluciones naturales para el control de plagas como de agricultura climáticamente inteligente. Ellos quieren disminuir el ataque de las plagas de plantas, así como proteger el medio ambiente. Ven el beneficio de elegir soluciones más ecológicas. 

Dos enfoques específicos pueden ayudar a mejorar los sistemas agrícolas. El primero es Soluciones basadas en la naturaleza. El segundo es la agricultura climáticamente inteligente. 

Estas soluciones mejoran los procesos naturales y los servicios de los ecosistemas. Estos servicios son los beneficios para los seres humanos y la vida silvestre que son proporcionados por un entorno natural saludable. 

Las soluciones basadas en la naturaleza son beneficiosas tanto para la agricultura como el medio ambiente. Estas ayudan a combatir los efectos del cambio climático. Implica trabajar con la naturaleza para abordar los desafíos de la sociedad. Provocan beneficios al bienestar humano y a la biodiversidad. Protegen, restauran o manejan los ecosistemas naturales. 

Las técnicas de agricultura climáticamente inteligente ayudan a los agricultores a: 

  • Hacer más sostenibles los sistemas agrícolas 
  • Reducir los impactos del cambio climático
  • Reducir las emisiones que causan el cambio climático
  • Prevenir la pérdida de biodiversidad y mejorar la salud del suelo
Nature based solutions diagram
Image credit: Oxford University

La agricultura climáticamente inteligente combina una variedad de prácticas y tecnologías. Aumenta la productividad agrícola de forma sostenible. Mejora nuestra capacidad de adaptación al cambio climático. En la medida de lo posible, también reduce o elimina los gases de efecto invernadero. 

Los productos de biocontrol son una parte importante de la agricultura climáticamente inteligente. Así como también el manejo integrado de plagas (MIP). Los inversores y las empresas alimentarias a nivel mundial buscan productos de biocontrol. Ven esta tecnología como una solución positiva para la naturaleza y además una oportunidad de inversión. 

National Food security and climate change
Image credit: FAO

El papel de los productos de biocontrol para una agricultura más segura y respetuosa con el clima 

Las soluciones al problema de plagas basadas en la naturaleza y la agricultura respetuosa con el clima tienen menos “compensaciones” en comparación con enfoques alternativos. Estas soluciones incluyen el uso de productos de biocontrol. Puede encontrar muchos de estos productos en el Portal CABI de BioProtección. 

Para hacerse más resilientes a los riesgos del cambio climático, los agricultores pueden aprovechar una serie de enfoques: 

Productos de biocontrol 

Los productos y técnicas de biocontrol son herramientas cruciales para la adaptación climática. Estos evitan las emisiones producto de la fabricación de pesticidas químicos. Ayudan a aumentar los rendimientos. Y mantienen la biodiversidad natural que se encuentra en las granjas. 

Agricultura de conservación 

La agricultura de conservación es una parte importante de la agricultura climáticamente inteligente. Incluye una serie de actividades: 

  • Protección del suelo de la erosión 
  • Prevención de la contaminación del agua 
  • Creación y mantenimiento de barreras naturales como follaje, rocas y árboles. 

Promoviendo de la interacción de especies 

Los agricultores deben dar prioridad a la naturaleza en los sistemas agrícolas. De esta manera, pueden proteger los recursos naturales de los que dependen. Por ejemplo, pueden utilizar enemigos naturales de plagas. Estos enemigos ayudan a reducir las poblaciones de plagas y de esa forma protegen los cultivos. 

Ciertas especies interactúan en un sistema y se equilibran entre sí. Los agricultores pueden apoyar estas interacciones de especies para adaptarse al cambio climático. Esto incluye organismos de apoyo como los insectos benéficos; los enemigos naturales de las plagas. Esta técnica ayuda a controlar a las plagas invasoras en los cultivos. Contribuye con la adaptación de los sistemas agrícolas.  

Consulte nuestro blog sobre biocontrol para obtener más información. 

Encuentra más información sobre los productos de biocontrol y bioplaguicidas en el Portal CABI de BioProtección.